Arquitectura Mexicana: La Torre Latinoamericana

latinoamericana

Considerada uno de los proyectos más ambiciosos de nuestro país desde sus inicios, esta Torre marcó la diferencia en cuanto a construcción desde su inauguración en 1956 hasta la fecha, ya que además de ser uno de los primeros en su tipo, tiene la ventaja de ser un edificio con un excelente programa antisísmico y uno de los espacios más característicos de la zona.

Monumento histórico con fachada de vidrio y aluminio

El inicio de este proyecto viene desde 1946 cuando la compañía de seguros La Latinoamericana obtuvo el permiso para construir la Torre, un predio que albergaría 44 pisos para ser exactos. La idea era que las oficinas corporativas se encontraran en esta torre, para poner a disposición de otros establecimientos los pisos restantes.

Entre los arquitectos que se contrataron para la construcción de la Torre fueron el Arq. Augusto H. Álvarez y el Arq. Alfonso González Paullada, quienes trabajaron de la mano con el Dr. Leonardo Zeevaert para la cuestión de la estrategia sísmica. El objetivo de esta estrategia era conocer y solucionar la vulnerabilidad sísmica que tenía la Torre debido a la zona de su construcción; desarrollando al término de la investigación un programa que incluiría una cimentación estructural que no se había visto en otras partes del mundo. La ingeniería moderna quedó sorprendida con este proyecto.

Hablando de la estructura, se dice que debido a la calidad del suelo, característicamente fangoso, se utilizaron 361 pilotes que fueron especialmente diseñados y los cuales fueron colocados a 33 metros de profundidad. Asimismo, se utilizó una cimentación de concreto, la cual ayuda a que la Torre prácticamente flote. Las dos características en conjunto ayudan a que la construcción aguante un sismo de 8.7 grados en escala de Richter.

Entre los datos más característicos de la Torre Latinoamericana se encuentran:

• Fue el edificio más alto de Latinoamérica hasta 1972
• El primero en destacarse por su fachada de vidrio y aluminio
• Posee uno de los mejores miradores del país
• Cuenta con dos museos: Museo Bicentenario y un espacio de exposición titulado “La Ciudad y la Torre a través de los siglos”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *